Teléfono: (+34) 959 249 313 (4 líneas)

BLOG

Sigue las últimas novedades con COMFINCA

La renovación de alquileres sigue limitada al 2%, mientras el IPC se modera en octubre al 7,3%

La diferencia entre aplicar el actual índice IGC a las rentas y la tasa del IPC superaría los 440 euros anuales

Se cumplen ocho meses de la aplicación del decreto del Gobierno en respuesta a las consecuencias económicas de la guerra de Ucrania, renovado en junio, con medidas como la gratuidad del Cercanías o los descuentos en otro tipo de transportes urbanos (en marcha desde septiembre) y la rebaja en los automóviles al repostar combustible. Y también el límite establecido en el 2% para la subida de las rentas en los contratos de alquiler de viviendas de larga estancia que les toque la renovación anual vinculada al Índice de Precios al Consumo (IPC).

El plazo del decreto concluye el próximo 31 de diciembre, pero el Gobierno aún no ha decidido si renovará este control a los precios de los arrendamientos, aunque ya ha adelantado que la gratuidad de los servicios de trenes de Cercanías, Media Distancia y Rodalíes se ampliara para todo 2023.

Con el actual límite del 2%, vinculado al Índice de Garantía de Competitividad (IGC), la renovación del arrendamiento de una vivienda tipo piso de dos habitaciones pasará a tener una recta actualidad de unos 714 euros al mes a nivel nacional, solo 14 euros más cada mes, lo que equivale a una subida de 168 euros al año, según el estudio realizado por idealista, el marketplace inmobiliario del sur de Europa. Pese al mismo tipo de incremento, la renta actualizada no es igual en toda España.

En ciudades como San Sebastián o Barcelona se registrarán los mayores incrementos, pero con motivo de que el precio del contrato cerrado hace justo un año estaba entre los más altos de España. En ambas capitales, los alquileres medios subirán más de 240 euros al año, pasando a tener rentas mensuales en torno a los 1.120 euros/mes y 1.050 euros/mes, respectivamente.

Por detrás se encuentran Madrid, Palma y Bilbao, ciudades en las que el incremento de la renovación de rentas se encuentra entre los 200 y 220 euros anuales. El nuevo alquiler medio mensual en la capital pasará a 918 euros, mientras que la capital balear y vizcaína tendrán una renta de 867 euros/mes, respectivamente.

Por el lado contrario, en ciudades como Ciudad Real (86 euros de subida anual), Cáceres, Ourense y Teruel (las tres con 96 euros de subida anual) apenas se va a notar la subida del precio de los alquileres a los que les toque renovar su contrato este mes de noviembre. Otras siete capitales también verán aumentos de la renta media de menos de 10 euros al mes.

Una renovación de rentas vinculada a IPC hubiera dejado unos 615 euros más al año
Tras conocerse el dato definitivo de evolución del Índice de Precios al Consumo (IPC) en octubre, que confirma su tasa en el 7,3%, se puede calcular cómo hubiera afectado a la renovación de los contratos de alquiler referenciados a este índice. Pese a que la inflación ha moderado su crecimiento en comparación con los meses anteriores (septiembre cerró en el 8,9% y en julio tocó techo en el 10,8%), una renovación de rentas a este tipo hubiera supuesto un incremento medio de 613 euros anuales, y dejar una nueva cuota del alquiler en 751 euros/mes de media en España para la vivienda tipo de dos habitaciones. La diferencia entre un índice y otro alcanza los 445 euros al año (IPC vs. IGC en octubre).

Volviendo a la comparativa de alquileres por ciudades, San Sebastián y Barcelona hubieran experimentado incrementos anuales que superarían los 900 euros al año, y dejarían unas rentas actualizadas en los 1.180 euros/mes y 1.105 euros/mes, respectivamente, más de 650 euros de diferencia con el actual límite del 2%.

A continuación, las rentas renovadas en Madrid hubieran pasado a pagar unos 966 euros al mes, lo que supone un incremento de 788 euros anuales, unos 572 euros más que el actual tope impuesto por el Gobierno.

Por detrás, en Palma y Bilbao, el nuevo alquiler para los contratos actualizados en noviembre significaría un incremento de 745 euros mensuales, para dejar una nueva renta al mes de 912 euros. Otras ciudades como Girona (832 euros/mes), Valencia (805 euros/mes), Pamplona o Vitoria (778 euros/mes) hubieran visto incrementar los alquileres entre 460 y 500 euros más que ahora.